ESG

Moody’s Local integra de forma sistemática y transparente consideraciones ambientales, sociales y de gobernanza en el riesgo crediticio. Nuestros informes describen la relevancia de las consideraciones de riesgo de Ambiental, Social y Gobernanza (ESG) que son relevantes para la calidad crediticia.

Que es ESG?

Nuestros informes describen la relevancia de las consideraciones de Riesgo Ambiental, Social y de Gobernanza (ESG) que son materiales para la calidad crediticia. Las consideraciones ESG pueden afectar la calidad crediticia de los emisores y sus contrapartes, ya sea directa o indirectamente. Típicamente evaluamos las consideraciones ESG en relación con las prácticas del sector para identificar tendencias potenciales en conjunto con la gestión del riesgo ESG de la entidad de esos riesgos ESG identificados. Los problemas de riesgo ESG típicamente tienen un riesgo desproporcionado a la baja. Sin embargo, las consideraciones ESG no siempre son negativas y pueden ser una fortaleza crediticia en raras ocasiones.

Moody’s Local considera el riesgo ambiental como algo que se divide ampliamente en dos categorías: (i) las consecuencias de iniciativas regulatorias o políticas que buscan reducir o prevenir tendencias o peligros ambientales; y (ii) los efectos adversos directos de tendencias y peligros ambientales como contaminación, sequía, desastres naturales y provocados por el hombre, agotamiento del capital natural, costos de limpieza y cambio climático. Moody’s Local clasifica los riesgos ambientales que generalmente son más relevantes desde una perspectiva crediticia en cinco categorías: (i) transición de carbono; (ii) riesgos climáticos físicos; (iii) gestión del agua; (iv) residuos y contaminación; y (v) capital natural.

Moody’s Local considera las consideraciones sociales como algo que se divide ampliamente entre consideraciones específicas del emisor, como problemas de seguridad del producto que dañan la reputación del emisor; y los efectos adversos de factores externos como regulación que conduce a mayores costos de cumplimiento o crea reglas de trabajo rígidas. Moody’s Local clasifica los riesgos sociales más relevantes desde una perspectiva crediticia en cinco categorías: (i) relaciones con clientes; (ii) capital humano; (iii) tendencias demográficas y sociales; (iv) salud y seguridad; y (v) producción responsable.

Las consideraciones de gobernanza se relacionan con el marco y los procesos a través de los cuales se toman decisiones y se realizan acciones relacionadas. Moody’s Local típicamente evalúa hasta qué punto la estrategia de una entidad, su gestión y sus políticas corporativas pueden reducir o aumentar su perfil de riesgo general. Moody’s Local clasifica ampliamente los riesgos de gobernanza que son generalmente más relevantes desde una perspectiva crediticia en cinco categorías: (i) estrategia financiera y gestión de riesgos; (ii) credibilidad y trayectoria de la gestión; (iii) estructura organizacional; (iv) cumplimiento y reporte; y (v) estructura del consejo, políticas y procedimientos.

El análisis crediticio de Moody’s Local busca incorporar todos los asuntos que pueden impactar materialmente la calidad crediticia, incluyendo el riesgo ESG y climático; y apunta a tomar la perspectiva más proyectada que la visibilidad de estos riesgos y mitigantes permite. Nuestro enfoque de consideraciones ESG está descrito en nuestras metodologías. La sostenibilidad está en el núcleo del negocio de Moody’s Local, y ayudar al mercado a entender los factores de sostenibilidad es una de nuestras prioridades clave.

Moody’s Local ofrece el servicio de Segunda Opinión (SPOs) que son evaluaciones independientes u opiniones de cómo los instrumentos de deuda domésticos o marcos de financiamiento se alinean (o no) con los principios de sostenibilidad. Moody’s Local evalúa la alineación de acuerdo con los principios publicados por la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA) y la Asociación del Mercado de Préstamos (LMA) y los establecedores de estándares locales relevantes. Estos principios delinean las mejores prácticas en conexión con marcos de financiamiento y/o instrumentos de deuda que sirven a asuntos sociales y/o ambientales, con el propósito de promover la transparencia y divulgación, respaldando la integridad del mercado.